animacion comisión

 

Mitos de la Educación

en Línea

 

mitos de la educacion virtual

A pesar de que la popularidad por el aprendizaje en línea ha crecido en los últimos años, aún existe la percepción en algunos círculos de que el aprendizaje en línea es algo con poco valor, en comparación con tomar las clases en un campus pues la educación no es tan rigurosa como debería ser.

 

A continuación mostramos algunos de los mitos erróneos que más circulan alrededor del tema:
 
Los cursos en línea requieren profundos conocimientos informáticos             
 
Es una mentira. Los cursos en línea están diseñados para ser amigables con los usuarios, y la mayoría de las plataformas son muy intuitivas y fáciles de usar. La mayoría de las escuelas también ofrecen asesoría gratuita para aprender a sacarle provecho a estos sitios. Lo más probable es que sólo necesites habilidades básicas de procesamiento de textos para tener éxito; de hecho, los cursos en línea a menudo permiten construir un conjunto de habilidades en otros programas.

 

Puedes “pasar desapercibido” en una clase en línea

 

Si bien es cierto que cuando tomas una clase en línea, no estás cara a cara con tus compañeros de clase y el instructor, no quiere decir que no se interactúe con ellos. Los debates son una parte importante en la experiencia educativa en línea, además de una parte sustancial para obtener el grado, dependiendo la participación activa. El “tratar de esconderse” en la mayoría de los cursos sería contraproducente, y practicamente imposible.

 

Las clases en línea sólo es estar leyendo

 

Debido a que los estudiantes en línea pueden acceder en cualquier momento para completar tareas, algunos creen que tomar cursos en línea sólo es leer transcripciones de conferencias, o segmentos de libros. Aunque el aprendizaje en línea involucra la lectura, también incluye otras actividades como debates, presentaciones multimedia, proyectos y tareas, todas ellas diseñadas para aumentar el aprendizaje. En resumen, es muy similar a una clase tradicional.

 

Se puede “hacer trampa” más fácilmente

 

Una de las principales preocupaciones sobre la educación en línea, especialmente desde el punto de vista del educador, es la integridad de la experiencia educativa. Debido a que los estudiantes trabajan de forma independiente en su mayor parte, existe la preocupación de que puedan tratar de engañar, o ganarle al sistema. Sin embargo, eso es una preocupación en cualquier entorno educativo, y los desarrolladores de cursos en línea ya han implementado soluciones para combatir el fraude. Detectores de plagio, sistemas de monitorización de pruebas, webcams y los sistemas de discusión síncronos, garantizan la integridad académica y la enseñanza de calidad.

 

No se construyen relaciones

 

Una de las mejores partes de ir a una escuela es la relación que se puede construir, tanto personal como profesionalmente. Hay una percepción, sin embargo, que tomar clases en línea impide la construcción de éstas, ya que no se está compartiendo el mismo espacio. Eso no es cierto. Uno se dará cuenta que los mismos estudiantes aparecen en múltiples clases y proyectos de grupo, en las discusiones en clase y en otras tareas que proporcionan la oportunidad de interactuar.

 

No se puede participar en grupos profesionales y académicos

 

La mayoría de los programas de la universidad se asocian con grupos profesionales y académicos, incluyendo grupos de honor académico, redes profesionales y asociaciones. Muchos estudiantes en línea creen que no se pueden involucrar con ellos, pero esto simplemente no es verdad. Los estudiantes en línea son bienvenidos a unirse a las asociaciones, como los estudiantes en el campus, y si su desempeño académico está a la altura, los grupos de honor académico no hacen diferencia por la manera en que se tomaron las clases.

 

El aprendizaje en línea toma menos tiempo

 

Por un lado, los cursos en línea ahorran tiempo: no tienes que conducir a la escuela, sentarte en un aula, etc. Sin embargo, se puede esperar que dediques la misma cantidad de horas para estudiar en un entorno en línea, como en uno presencial. Leer o ver conferencias contribuirá a las discusiones en clase, el completar las tareas y estudiar puede tomar hasta 15 a 20 horas por semana.
 
La educación en línea es equivalente a las clases presenciales en muchas formas. La principal diferencia es el método de entrega. Así que evita hacer caso a estos mitos, y no dudes en tomar una clase en línea, nosotros te acompañamos y te explicamos fácilmente en nuestro campus virtual:

 

 

talleres virtuales