Un chico se sube a un árbol para poder captar señal y así no atrasarse en la escuela, en El Salvador. Un niño en Italia viaja kilómetros y estudia bajo un árbol. Una maestra ha adaptado la caja de su camioneta para dar clases individualizadas en medio de la nada. Todas estas historias duelen ¿Cómo se está viviendo esta realidad en tu comunidad? La #BrechaEducativa se ensancha y parece irreversible ¿Qué puedes hacer para revertir esta tendencia? ¡Mucho! ¡Súmate a nuestra campaña global! Si eres docente, empresa o ciudadan@ comprometid@ puedes hacer la diferencia.

La pandemia nos agarró con los dedos en la puerta… y hoy ya ni siquiera los sentimos, tal vez no podamos recuperarlos. El golpe ha sido duro en todos los aspectos, pero la escuela ha llevado una de las peores partes. Tratar de seguir el programa escolar ha dejado al descubierto serias carencias, no sólo en cuanto a lo tecnológico, sino en la formación docente y parental.

De grupos de 30 o 40 chicos muchos docentes culminaron su ciclo recibiendo tareas de 3 o 4. Millones de estudiantes se encuentran en riesgo no sólo por la propia vulnerabilidad de su condición económica y social, sino porque, ahora más que nunca, no parecen tener esperanza de prosperar. Su única puerta, la rendija que prometía salvarlos, la escuela, se está cerrando. Y la brecha digital-educativa se abre, imponente, desesperanzadora.

Muchos docentes (casi el 60% de la planta educativa en México) es población de riesgo. Vemos casos como el del Tec de Monterrey, una de las instituciones más poderosas en México, la única privada que tiene autonomía, amenazada con un inminente cierre ya que hasta el 75% de sus profesores presentan alguna comorbilidad.

¿Qué hacemos?

Miles de docentes en Iberoamérica, están seriamente comprometidos con su labor, pero ante la disyuntiva de seguir trabajando en la profesión que aman y poner en riesgo no sólo su vida, sino la de su familia, optarán por el retiro, la licencia o, incluso, la renuncia.

Necesitamos no dejar atrás a esos millones de niñ@s y jóvenes que necesitan de nosotros sin poner en riesgo la vida.

La educación virtual se presenta como la mejor opción, pero casi el 40% de nuestra población general no tiene acceso a internet y muchos lo hacen a través de datos en sus teléfonos celulares, que, hay que decirlo, en incontables ocasiones, se trata del equipo familiar, y, con la grave crisis económica, no pueden pagar el servicio.

Es urgente garantizar el acceso a internet. Las comunidades más apartadas, las realidades más dolorosas, lo necesitan.

#InternetParaCerrarLaBrechaEducativa

Soy un medio de difusión masiva

Eres imprescindible para nosotros. Si quieres conocer las historias que aportarán las comunidades, visibilizar nuestro trabajo y proyecto, con gusto te proporcionamos información, puedes comunicarte directamente con Mariana, ella te atenderá de manera personalizada.

Escribe al correo info@comisioniberoamericana.org